Trabajo Un informe alerta del deterioro de las condiciones de trabajo por la crisis

La Fundación 1º de Mayo denuncia en un documento el empobrecimiento creciente de la clase trabajadora en España.
A la destrucción de puestos de trabajo, señala, se une la reducción de los salarios y el descenso en la cobertura social y laboral.
Los sindicatos reivindican el empleo de calidad en el Día Mundial por el Trabajo Decente.

La crisis económica ha tenido un profundo impacto negativo sobre el empleo, las condiciones de trabajo y las relaciones laborales. 
Así lo pone de manifiesto el informe Crisis, políticas de austeridad y trabajo decente realizado por la Fundación 1º de Mayo, vinculada a Comisiones Obreras, sindicato que este lunes se une a las movilizaciones a favor del empleo de calidad en el Día Mundial por el Trabajo Decente. Y es que a la destrucción de puestos de trabajo favorecida por las últimas reformas laborales se suma, según denuncian las organizaciones sindicales, la reducción de los salarios frente a los beneficios empresariales y el descenso de la cobertura social y laboral de trabajadores y parados.


A menos riqueza, menos empleo y más precario
Según el documento, hay una fuerte correlación entre la variación del PIB y la evolución de la ocupación. Así, por cada décima de caída del PIB la destrucción del empleo en el conjunto de las personas ocupadas se incrementó en un 186% en 2012 en comparación con 2009. Además, la tasa de temporalidad en el segundo trimestre de 2013 asciende al 23,1%, la segunda más alta de toda la Unión Europea.


Desempleados apuntados al paro, pero sin prestación
El texto recoge que los datos del Servicio Público de Empleo ponen de manifiesto cómo ha decrecido la tasa de cobertura, que alcanzó un máximo en 2010. Desde entonces, se inició un descenso continuado hasta el 62,6% en 2013. Según el informe, este hecho se explica por un aumento del porcentaje de personas que ya han agotado el derecho a la prestación y siguen sin encontrar empleo.


Salarios que crecen menos que el IPC
Según el documento, entre los años 1995 y 2007 el incremento de los salarios pactados estuvo próximo al crecimiento del IPC. La subida media anual fue del 3,6%, mientras que la de los precios fue del 3,1%. Entre los años 2008 y 2012, el aumento de los salarios fue del 2,3%, mientras que la variación media del IPC fue del 2,2%.
Sin embargo, en agosto de 2013 el incremento ha sido del 0,6%, frente al 1,5% del IPC. Además, el texto señala que los salarios brutos reales también han descendido durante la crisis. Reflejaron un crecimiento medio del 3,3% entre 1996 y 2007, frente al 1,1% registrado entre 2008 y 2012. No obstante, si se aplica la influencia de los precios, el incremento sería de 0,4 y una caída del 1% respectivamente, señala el texto.


Cada vez más personas con sueldos bajos
De acuerdo con los datos de Eurostat que recoge el análisis, en 2010 el volumen de trabajadores con bajos salarios en España fue del 14,7%, 1,3 puntos porcentuales por encima del registrado en 2006. Comparativamente, este dato es similar a la media de la Eurozona-17 (14,8%), pero superior a otros países como Italia (12,4%), Bélgica (6,4%), Francia (6,1%) o Suecia (2,5%), entre otros.
En cambio, los que tienen salarios más altos son cada vez menos, y sus salarios crecen mucho más que el resto. Casi la mitad de los trabajadores (41%) tuvo en 2005 un salario que representaba 2 veces o menos el Salario Mínimo Interprofesional (SMI), que se situaba por entonces en 7.182 euros anuales. En 2011, este porcentaje aumentó hasta alcanzar el 44,5%, teniendo un salario mínimo de 8.979 euros anuales. En cambio, los trabajadores con salarios más altos (5 veces o más del SMI) representaban el 9% en 2005 y reducen su peso al 7,4% en 2011.


Trabajadores y, aún así, pobres
De acuerdo con los datos de Eurostat, en España el 10,7% de la población trabajadora se encontraba en situación de pobreza en 2007, frente a la media europea (UE-27) que representaba por entonces el 8,5%. Durante la crisis, la tasa de trabajadores pobres en España aumentó significativamente hasta el 12,3% en 2011, mientras que la media europea lo hizo moderadamente (8,9%). En España existe además una clara distribución desigual de la renta entre la población trabajadora.
De acuerdo con los últimos datos de la Encuesta Anual de Estructura Salarial, en 2011 el salario medio anual se situaba en 22.899 euros, un 22% superior al registrado en 2005 (18.676 euros anuales). Esta evolución se debe principalmente a la destrucción de los empleos con bajos salarios como consecuencia de la crisis económica, que hace que pierdan peso en la distribución de las rentas salariales y empujen al alza el salario medio. La tasa de riesgo de pobreza o exclusión social (indicador estrategia Europa 2020), que desde el inicio de la crisis ha aumentado en cuatro puntos porcentuales hasta afectar en 2012 a más 12 millones de personas, en torno al 27% de la población.


Jóvenes y mujeres, los más precarios
El texto señala que la precariedad laboral afecta con mayor intensidad a mujeres, jóvenes, inmigrantes y mayores de 45 años con bajos niveles de cualificación. Los trabajadores menores de 30 años registraron en 2011 un salario un 36% inferior a la media de todas las edades. Además, las mujeres tienen salarios significativamente inferiores a los varones. En 2005 el salario medio de las mujeres fue de 15.294 euros anuales, un 27% inferior al salario medio de los varones (21.093 euros anuales). Un porcentaje que aunque se ha reducido 4 puntos porcentuales en 2011, sigue siendo todavía una diferencia muy elevada (23% inferior).


Menos Negociación colectiva
A pesar de que se trata de datos provisionales, desde 2012 se percibe un descenso de los convenios colectivos, así como de los trabajadores afectados por convenio. Los últimos datos definitivos (agosto de 2013), que corresponden a los años entre 2009 y 2010 muestran una reducción del 11% en el número de convenios, lo cual supone una caída del 7% del número de trabajadores afectados.
http://www.infolibre.es/noticias/economia/2013/10/07/un_informe_alerta_del_deterioro_las_condiciones_trabajo_por_crisis_8383_1011.html